La creación del Comunismo, y su revolución, en Rusia

 

– La creación del Comunismo, y su revolución, en Rusia, por La Masonería –

( La Banca Judía Internacional )

Breve visión bibliográfica

 

 

Por lo que respecta a la financiación del movimiento comunista y a la intervención de los judíos en él, como agentes activos y pasivos y como banqueros, cederemos la palabra, primero, al teniente general del ejército imperial ruso, A. Nechvolodof :

¨ En 1916 se recibió de Nueva York, en el Estado Mayor del Geralísimo ruso, una información secreta de uno de los agentes del Estado Mayor, con fecha del 15 de febrero del mismo año, que dice, entre otras cosas : ¨ El partido revolucionario ruso en Norte América ha determinado llegar a los hechos. En consecuencia, de un momento a otro se pueden esperar revueltas. ¨

¨ La primera reunión secreta que señala el principio en la era de los actos de violencia se verificó el lunes por la tarde, el 14 de febrero, en el East End de Nueva York. Debían reunirse sesenta y dos delegados, de los cuales cincuenta eran ¨ veteranos ¨ de la revolución de 1905, y los demás, miembros nuevos. La mayor parte de los asistentes eran judíos, y entre ellos, muchos eran gente instruída, como ser : doctores, publicistas, etcétera…También se encontraban entre ellos algunos revolucionarios de profesión…

¨ Los comienzos de esta primera reunión fueron casi totalmente dedicados a examinar los medios y posibilidades de hacer en Rusia una gran revolución. El momento era de los más favorables.¨

¨ Se dijo que el partido acababa de recibir de Rusia informes secretos, según los cuales la situación era del todo propicia, porque ya estaban concluídos todos los acuerdos preliminares para la sublevación inmediata. El único obstáculo serio era la cuestión de dinero ; pero apenas se hizo esta observación, contestaron inmediatamente algunos miembros que eso no debía suscitar ninguna duda, porque en el momento que se necesitare, darían sumas considerables personas que simpatizaban con el movimiento para libertar al pueblo ruso. Y a este propósito se pronunció repetidas veces el nombre de Jacobo Schiff ¨ ( 1 ).

La prueba de la intervención de Jacobo Schiff y de otros banqueros judíos en el desencadenamiento de la revolución soviética la tenemos documentada por modo innegable en un memorial del Servicio Secreto de los Estados Unidos de Norte América, entregado a principios de 1919 al Alto Delegado de la República Francesa en ese país. Su texto es el siguiente :

 

I. En febrero de 1916, se supo por primera vez que en Rusia se estaba fomentando una revolución. Se descubrió que las personas y firmas que se mencionan estaban implicadas en esta obra de destrucción :

 

1. Jacobo Schiff, judío.
2. Kuhn, Loeb & Cía., firma judía.

Dirección :
Jacobo Schiff, judío.
Félix Warburg, judío.
Otto Kahn, judío.
Mortimer Schiff, judío.
Jerónimo H. Hanauer, judío.

3. Guggenheim, judío.
4. Max Breitung, judío.

 

¨ No hay, pues, casi duda de que la revolución rusa, que estalló un año después de la información precedente, fué iniciada y fomentada por influencias claramente judías. Y en efecto, en abril de 1917, Jacobo Schiff hizo una declaración pública, en la cual decía que gracias a su apoyo financiero había podido triunfar la revolución rusa.

 

II. En la primavera de 1917, Jacobo Schiff comenzó a comanditar a Trotsky ( judío ) para que hiciera la revolución social en Rusia. El diario judío bolchevique de Nueva York, Forward, se cotizó también con el mismo objeto.

¨ Desde Estocolmo, el judío Max Warburg habilitaba igualmente a Trotsky y Cía. ; y lo mismo hacían el Sindicato Westfaliano-Renano, importante consorcio judío, el judío Olef Aschberg, del Nye Banken de Estocolmo, y Yivotovsky, un judío con cuya hija está casado Trotsky. Así se establecieron las relaciones entre los multimillonarios judíos y los judíos proletarios.

 

III. En octubre de 1917, se verificó la revolución social en Rusia, y gracias a ella, ciertas organizaciones de Soviets tomaron la dirección del pueblo ruso. En estos Soviests se destacaron los nombres que consignamos en la imágenes subsiguientes.  ( ver documento original, o imágenes en la parte inferior del artículo ).

IV. Al mismo tiempo, un judío, Paul Warburg, demostraba tener relaciones tan estrechas con los personajes bolcheviques, que no fué reelegido en la Federal Reserve Board.

V. Entre los amigos íntimos de Jacobo Schiff, estaba el rabino Judas Magnes, que era amigo devoto y agente incondicional de Schiff. El rabino Magnes es un enérgico dirigente del judaísmo internacional ; el judío Jacobo Milikof declaró un día que Magnes era un profeta.

¨ A principios de 1917, este profeta judío estableció la primera asociación verdaderamente bolchevique en ese país, bajo el nombre de ¨ Consejo del Pueblo ¨. El peligro de esta asociación no se reveló sino más tarde. El 24 de octubre de 1918, Judas Magnes ( rabino ) declaró públicamente que era bolchevista y que estaba en completo acuerdo con su doctrina y su ideal. Esta declaración la hizo Magnes en una reunión del Comité Judío de Norte América, en Nueva York. Jacobo Schiff condenó las ideas de Judas Magnes, y éste, para engañar a la opinión pública, abandonó el Comité Judío de Norte América. Sin embargo, Schiff y Magnes quedaron en perfecta armonía como miembros del Consejo de Administración de la Kehilla ( Kahal ) judía.

 

 

VI. Judas Magnes, por otra parte, está en relaciones estrechas con la organización sionista universal Poale, de la que fué director. Su fin último es establecer la supremacía internacional del partido laborista judío, y una vez más se ve la unión entre judíos multimillonarios y proletarios.
VII. Hace algunas semanas estalló la revolución social den Alemania ; automáticamente, la judía Rosa Luxemburgo tomó la dirección política, y el judío Hasse es uno de los principales jefes del movimiento bolchevique internacional. En este momento, la revolución social en Alemania se desarrolla siguiendo las mismas directivas judías que la revolución social en Rusia.

 

VIII. Si tenemos en cuenta el hecho de que la firma judía Kuhn, Loeb y Cía. está en relaciones con el Sindicato Westfaliano-Renano, firma judía de Alemania, con Lazard Frères, casa judía de París, y también con la casa bancaria Gunzburg, firma judía de Petrogrado, Tokio y París, y si advertimos además que los precedentes negocios judíos mantienen estrechas relaciones con la casa judía Speyes & Cía., de Londres, Nueva York y Francfort del Meno, lo mismo que con el Nye Banken, casa judía bolchevique de Estocolmo, comprobaremos que el movimiento bolchevique en sí es hasta cierto punto la expresión de un movimiento general judío, y que determinadas casas bancarias judías están interesadas en la organización de este movimiento.

El general Nechvolodof, en su obra citada, precisa aún más el aporte plutocrático judío a los revolucionarios soviéticos : ¨ Durante los años que precedieron a la revolución, doce millones de dólares habían sido entregados por Jacobo Schiff a los revolucionarios rusos. Por otra parte, según M. Bakmetieff, embajador del gobierno imperial ruso en Estados Unidos, fallecido en París hace algún tiempo, ¨los bolcheviques triunfantes habían remitido, entre 1918 y 1922, 600 millones de rublos oro a la firma Kuhn, Loeb & Cía. ¨

Como se ve, parece que también en este caso hubo simultáneamente una aventura política –faz pasional – y una operación financiera – faz utilitaria -, pues de triunfar aquélla, había el compromiso de reembolosar los fondos adelantados, suponemos que con sus correspondientes intereses. Podrá argüirse entonces que se trataba solamente de un negocio y que los banqueros judíos sólo contemplaban una buena inversión de dinero. Debe responderse a esto, en primer término, que desencadenar una revolución enderezada a derribar la última dinastía realmente cristiana que quedaba en el mundo, al lado de la alemana y la austríaca, cuyos días por ese entonces estaban virtualmente contados, no tiene aspecto alguno de negocio, máxime existiendo de por medio, y en forma por demás notoria, la revolución social comunisa, cuyas finalidades no ignoraban por cierto, y aún más, compartían los banqueros prestamistas ; y , en segundo término, que el presunto prestamo carecía en absoluto de garantía para poder ser un simple negocio ; efectivamente, el dinero se perdía de seguro en caso de fracasar el movimiento, y asimismo, en caso de triunfar, había la seria posibilidad de que los bolcheviques, habituados a robar tesoros, no devolvieran un solo centavo de los millones recibidos. De todos modos, jugando a dos puntas, y en virtud de ¨ esos movimientos desordenados ¨, deconcertantes, del alma judía que señala Kadmi-Cohen, los judíos de Nueva York y demás capitales financeras se trataban dos programas : el mínimo, perder la plata y ganar la revolución ; el máximo, ganar la plata y la revolución. Al fin y al cabo, en caso de perder ambas, ya se agenciarían ellos los medios de recuperar el dinero y de continuar, evolutivamente, la tarea de destruir la sociedad cristiana.

 

De toda la principal cúpula de la revolución rusa de estos 106, 63 son judíos y 2 semijudíos ; entre los 41 restantes, hay 31 rusos y 10 de otras nacionalidades ( georgianos, armenios, polacos, letones, etc. ).

Vale decir : un 59 por ciento de judíos ¡ en una nación donde la población judía sólo constituía el 4,1 por ciento de la población total !.

El conde León de Poncins, además de dar una parte de la lista ya mencionada, resume en el siguiente cuadro una estadística detallada de los cargos que ocupaban en 1919 los judíos en el Estado soviético, según documentos rusos publicados ese mismo año en Nueva York ( op. cit., p. 141 ) véase la imagen o en el documento original en la tabla de referencia correspondiente.

 

Nombre1

Nombre2

 

Nombre3

 

Nombre4

 

Nombre5

 

 

 

Bibliografía

Malanni, Esteban J. – Comunismo y Judaismo ( pág. 56 ) , 1944 – Buenos Aires.

( Documento para su consulta )

Malanni, Esteban J – Comunismo y Judaismo

 

Enlace externo :

http://www.taotv.org/2013/06/03/bajo-el-signo-del-escorpion-por-juri-lina-leer-online/

8 comentarios sobre “La creación del Comunismo, y su revolución, en Rusia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s